0

La piorrea es una enfermedad odontológica bastante habitual, mejor conocida como periodontitis, la cual afecta directamente al tejido que rodea y sostiene las piezas dentales. Esto incluye encías, ligamentos y hueso alveolar.

Dicha afección puede ocasionar graves consecuencias si no es tratada a tiempo, dado que tiene la facultad de destruir lentamente el periodonto, ocasionando la pérdida del soporte dentario. La mejor manera de combatirla es colocándonos en manos de profesionales expertos. Por esta razón, te enseñaremos qué la causa, cuáles son los síntomas que nos ayudarán a identificarla rápidamente y cómo podemos prevenirla.

Causas de la piorrea

El motivo más común por el que aparece la periodontitis es una higiene bucal deficiente, puesto que una mala técnica de cepillado promueve la formación de placa bacteriana, lo que a su vez, desemboca en la acumulación de sarro en los bordes de las encías.

Es importante tener en cuenta que, la falta de aseo dental prolongada, puede desembocar en suciedad e infecciones difíciles de eliminar mediante el uso exclusivo del hilo dental o el cepillado tradicional.

No obstante, existen otros factores que inducen la aparición de piorrea, como son:

  • Patologías sistémicas crónicas, por ejemplo, la diabetes.
  • Consumo abundante de alimentos ricos en azúcar.
  • Herencia genética.
  • Hábito tabáquico.
  • Estado de estrés extensos.
  • Antecedentes de haber presentado enfermedad periodontal.
  • Consumo de cierto tipo de fármacos, tales como anticonvulsivantes.
  • Embarazo.

Síntomas de la piorrea

Al inicio de la piorrea, es habitual no presentar mayores indicios de este padecimiento, ya que es una enfermedad de progresión lenta. De ahí, lo vital de saber detectar sus manifestaciones a tiempo e iniciar su tratamiento lo más pronto posible.

Algunos de los síntomas son

  • Inflamación y/o enrojecimiento de las encías.
  • Halitosis permanente, debido a las bacterias acumuladas en el área bucal.
  • Ligera pérdida de estabilidad de las piezas dentales.
  • Retracción de las encías, evidenciada por una superficie dental más descubierta de lo normal.
  • Supuración proveniente del tejido gingivival. 
  • Sangrado gingival, bien sea durante el cepillado o de manera espontánea.
  • Sensibilidad al frío.
  • Dolor en la parte externa del periostio al masticar (característico de las etapas más avanzadas).

Cómo prevenir la periodontitis

La medida más efectiva y sencilla para prevenir la piorrea es mantener una adecuada higiene bucal. Esto nos garantiza el control de la flora bacteriana, además de una buena salud dental.

Asimismo, podemos complementar la medida profiláctica principal, con otros elementos de cuidado odontológico, como la utilización del hilo dental o en caso de contar con aparatos de ortodoncia, del cepillo interdental. 

Los enjuagues y sprays bucales son también un agregado maravilloso a la rutina de limpieza oral diaria. Solo debemos asegurarnos de escoger el más conveniente para nosotros, con ayuda de nuestro odontólogo de confianza.

Por otro lado, las revisiones periódicas son un recurso que nunca debemos dejar por fuera, pues es la experiencia del profesional la que nos guiará a mejorar el estado de todas las estructuras que conforman el periodonto y así evitar la pérdida de las piezas dentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dentomedic