0

Cepillarse los dientes es muy importante para evitar enfermedades bucodentales, pero es importante hacerlo bien y no cepillarse sin más.

Es importante hacerlo, por lo menos, 2 o 3 veces al día (aunque el más importante es el que hacemos antes de irnos a dormir).

Existen muchas técnicas que se pueden utilizar, pero la más recomendada es la técnica de Bass modificada: Consiste en colocar el cepillo con un ángulo de 45º en relación al eje mayor del diente. Después habrá que hacer movimientos de vibración durante varios segundos en cada grupo de dientes. Es una técnica incluso adecuada para pacientes con problemas periodontales.

Sin embargo, también hay un par de técnicas que pueden ser interesantes:

  • Técnica de fregado/horizontal: Es aquella que se recomienda para los niños porque es la más interesante para empezar. Se utilizan movimientos horizontales.
  • Técnica circular (de Fones): También está dedicada a los más pequeños de la casa, a aquellos que todavía no tienen destreza para manejar el cepillo de dientes. Consiste en hacer círculos amplios con el cepillo a lo largo de la boca, manteniéndola cerrada. Desplazaremos el cepillo desde el borde de la encía, yendo desde los dientes superiores hasta los inferiores. No solo es un buen remedio para acabar con la placa bacteriana, sino que también consigue hacer un suave masaje en la encía, evitando problemas de encías sensibles.

Tiempo de cepillado

Para saber cómo cepillarse los dientes correctamente, también habrá que tener en cuenta el tiempo de cepillado. Se recomienda cepillarlos después de cada comida, durante un tiempo de mínimo 2 minutos (si son 3 minutos, todavía mejor). Durante ese tiempo, tendremos que hacer correctamente los movimientos.

No hay que olvidarse de cepillar la lengua y el paladar: así se eliminan las bacterias comprendidas en esas zonas, los restos de alimentos y se masajean las encías para activar la circulación sanguínea.

Recuerda que, aunque cada cepillado es importante, el más importante es el de la noche, ya que es entonces cuando dejamos de salivar y las bacterias lo tienen más fácil para campar a sus anchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dentomedic