Blog

Sigue nuestras novedades dentales.

Te has mirado en el espejo porque sientes dolor o molestias en la boca y has exclamado: “¡Tengo un bulto en la encía!” Es lógico sentir preocupación. A continuación, te explicamos qué es y cómo se cura.

¿Qué hacer frente al dolor de una muela del juicio?

El dolor en una muela del juicio es una realidad muy común. Por fortuna, existen distintos métodos efectivos para aliviar el dolor o hacerlo desaparecer por completo. Sin embargo, estos métodos usualmente solamente ofrecen soluciones temporales hasta que el diente es extraído o el dolor desaparece luego de su erupción.

En este artículo, explicaremos qué hacer frente al dolor de muela del juicio y cómo aliviarlo de forma efectiva.

Los terceros molares, comúnmente llamados muelas del juicio, son los últimos dientes en erupcionar. Su aparición generalmente está acompañada de dolor y molestias, los cuales pueden generar incomodidad durante las actividades cotidianas.

Tratamientos para el dolor de la muela del juicio

El dolor de las muelas del juicio generalmente es causado por la inflamación que causan estos dientes cuando atraviesan los tejidos durante su erupción a la boca. Por lo tanto, generalmente el tratamiento de los síntomas se basa en el uso de medicamentos farmacológicos para disminuir la inflamación y así aliviar el dolor. Entre ellos se encuentran:    

- Ibuprofeno

El ibuprofeno es un analgésico antiinflamatorio usado comúnmente en casos de dolor e inflamación oral.

Este medicamento se puede adquirir de forma libre en las farmacias. No obstante, es vital seguir las instrucciones del empaque y solo consumir la dosis recomendada por tu odontólogo.

También, es posible consumir otro tipo de antiinflamatorios no esteroideos como el diclofenaco.

- Benzocaína

La benzocaína es un anestésico tópico que se puede encontrar en distintos medicamentos de libre compra.

Generalmente, se encuentra en presentación de gel, el cual puede ser aplicado directamente sobre el área afectada.

Sin embargo, es esencial no exceder la dosis recomendada en el empaque o frasco y no aplicarla directamente en heridas profundas.

- Compresas frías o calientes

Los medicamentos no son la única forma de aliviar el dolor y la inflamación. La terapia con frío y calor es una práctica que se ha utilizado de forma exitosa durante cientos de años.

Es recomendable colocar compresas frías sobre las mejillas en el área afectada, con intervalos de 15 minutos. De esta manera, el frío genera un efecto vasoconstrictor que reduce la inflamación y alivia el dolor adormeciendo la zona.

Por el contrario, las compresas calientes causan vasodilatación y aumentan el flujo sanguíneo hacia la zona. Esto acelera el proceso de sanación y desinflamación.

También es posible alternan ambos métodos para lograr resultados favorables.

dolor de muelas

- Clavos de olor

El clavo de olor posee un elemento llamado eugenol en su composición. Este elemento posee propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas. Su versión comercial y procesada es usada ampliamente por los dentistas en múltiples tratamientos dentales.

Se recomienda colocar un clavo de olor completo sobre la zona afectada hasta sentir una sensación de adormecimiento. También es posible frotar aceite de clavo de olor sobre el área utilizando un algodón o gasa limpia.

- Enjuagues con agua tibia y sal

Los enjuagues de agua tibia con sal poseen propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas. Estudios demuestran que el agua con sal tiene un efecto antiinflamatorio similar a la clorhexidina.

Se recomienda mezclar una taza de agua tibia con una cucharada de sal y posteriormente enjuagar la boca con esta mezcla durante 30-60 segundos.

Es posible hacerle frente al dolor de la muela del juicio siguiendo y combinando estos métodos. En caso de que el dolor sea  muy intenso e incontrolable, se recomienda visitar al dentista para una evaluación profunda.

Valora esta pagina post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Llamamos

Contactanos
× ¿Cómo puedo ayudarte?