Blog

Sigue nuestras novedades dentales.

me sangran las encias

¿Sangran mis encías? ¡Puede deberse a la gingivitis!

¿Alguna vez has notado que tus encías sangran al cepillarte los dientes? Si la respuesta es sí, lo más probable es que también tengan un aspecto rojo, blando y brillante, y sientas molestias al tocarlas. 

Es importante que sepas que una encía sana no sangra, ni siquiera ante un estímulo directo como el cepillado. Además, presenta un color rosado, con una consistencia firme y una textura que recuerda a la piel de una naranja (esto último específicamente en la encía adherida).

"La presencia de sangrado son signos de que padecemos una condición llamada gingivitis, la cual es una enfermedad inflamatoria que afecta el tejido blando que rodea los dientes"

Estos cambios en su color, consistencia y la presencia de sangrado son signos de que padecemos una condición llamada gingivitis, la cual es una enfermedad inflamatoria que afecta el tejido blando que rodea los dientes, es decir, la encía. 

Causas de la gingivitis

Su agente causal principal es la acumulación de placa bacteriana. Seguramente es un término que ya has escuchado, pero ¿sabes exactamente qué es? La placa es una película compuesta de bacterias, restos de comida y saliva que se adhiere a la superficie de los dientes, específicamente a la porción en que estos se unen a la encía. 

Si la placa no se remueve rápida y adecuadamente se irá calcificando a medida que transcurre el tiempo y dará lugar a lo que se conoce como cálculo o tártaro, el cual es un depósito duro que no puede ser removido con el cepillado dental sino con un procedimiento dental llamado tartrectomía. 

Otros factores que potencian el daño de la placa bacteriana son:

  • Una higiene oral deficiente ya que favorece la acumulación de la placa bacteriana. Aquí también se incluye cepillarse los dientes con una técnica incorrecta o no saber hacerlo adecuadamente. 
  • No usar hilo dental.
  • Presencia de caries y/o de restauraciones en mal estado que sirvan como reservorio de restos de comida. 
  • Alteraciones en la mordida como malposiciones dentarias, apiñamiento, etc., lo que también promueve el depósito alimentos.
  • Cambios hormonales como el embarazo.
  • Ser paciente diabético.
  • Estados prolongados de estrés.
  • Fumar cigarros, debido al daño que produce el humo expulsado en los tejidos bucales blandos.
Gingivitis

Medidas preventivas

Prevenir una enfermedad siempre será mucho mejor que curarla, por lo cual te dejamos unas recomendaciones para evitar el desarrollo o progresión de la gingivitis.

– Cepíllate los dientes después de cada comida y antes de ir a dormir usando una crema dental con flúor y durante 2 minutos aproximadamente.  

  • Cambia de cepillo cada 3 meses, ya que usar uno en mal estado impedirá que realices el cepillado adecuadamente y a la vez podrías lastimar la encía.
  • Es fundamental que integres el hilo dental a tu rutina diaria de higiene oral. Lo ideal es que lo uses después de cada comida o al menos antes de dormir. 
  • La importancia del hilo es que permite remover los restos de alimentos que quedan atrapados entre los dientes y la encía, y a los cuales las cerdas del cepillo no tienen acceso. 
  • Visita a tu odontólogo una o dos veces al año para una evaluación diagnóstica y para que te realice una limpieza dental profunda. 

La frecuencia con la cual debes acudir al odontólogo está estrechamente relacionada al estado de salud de tus dientes y encías, y tu predisposición a desarrollar una gingivitis (por ejemplo si tienes apiñamiento dental).

– Evita hábitos nocivos como fumar cigarros. 

 La frecuencia con la cual debes acudir al odontólogo está estrechamente relacionada al estado de salud de tus dientes y encías, y tu predisposición a desarrollar una gingivitis (por ejemplo si tienes apiñamiento dental).

 Evita hábitos nocivos como fumar cigarros. 

Tratamiento

La gingivitis, al ser un proceso reversible, puede curarse al eliminar los factores que la desencadenaron, lo cual también debe acompañarse con la adopción de una rutina de higiene oral adecuada. 

Un factor positivo es que cuando la gingivitis es tratada a tiempo y correctamente la encía vuelve a su color, consistencia y posición normal, además que desaparece el sangrado.

Una vez que el odontólogo evalúa el estado de la cavidad oral del paciente puede establecer el tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades. Generalmente este tratamiento consiste en una tartrectomía.

¿Qué es una tartrectomía?

Este procedimiento es rápido, teniendo una duración aproximada de 30-40 minutos. Y en la mayoría de los casos no genera molestias, aunque de hacerlo el odontólogo puede optar por anestesiar la zona con dolor. 

Además del ultrasónico el profesional también puede emplear instrumentos manuales como los tartrectomos, todo depende de la cantidad de irritante (placa y cálculo) acumulado y la preferencia del profesional. 

Para culminar la tartrectomía se pule la superficie dental con un cepillo o una goma con el fin de dejarla lisa. 

¡Ya lo sabes! Si observas que tus encías sangran al cepillarte e incluso espontáneamente es momento de visitar al odontólogo sin más demoras. Ten presente que aunque la gingivitis es una condición reversible si no es tratada a tiempo puede derivar en una periodontitis, la cual es una patología destructiva que afecta los tejidos que soportan al diente: el hueso y ligamentos. 

¿Cómo es el procedimiento?

Este procedimiento es rápido, teniendo una duración aproximada de 30-40 minutos. Y en la mayoría de los casos no genera molestias, aunque de hacerlo el odontólogo puede optar por anestesiar la zona con dolor. 

Además del ultrasónico el profesional también puede emplear instrumentos manuales como los tartrectomos, todo depende de la cantidad de irritante (placa y cálculo) acumulado y la preferencia del profesional. 

Para culminar la tartrectomía se pule la superficie dental con un cepillo o una goma con el fin de dejarla lisa. 

¡Ya lo sabes! Si observas que tus encías sangran al cepillarte e incluso espontáneamente es momento de visitar al odontólogo sin más demoras. Ten presente que aunque la gingivitis es una condición reversible si no es tratada a tiempo puede derivar en una periodontitis, la cual es una patología destructiva que afecta los tejidos que soportan al diente: el hueso y ligamentos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + diecisiete =

Te Llamamos

Contactanos
× ¿Cómo puedo ayudarte?